atrapados

ATRAPADOS EN LA RED

por / Comentarios desactivados / 6 Vistas / 28 septiembre, 2015

ATRAPADOS EN LA RED.

¿Hasta qué punto estamos influenciados por las redes sociales? ¿Somos verdaderamente conscientes del poder que ejercen sobre nosotros?

Las redes sociales han revolucionado la sociedad desde el momento de su aparición. Han cambiado el concepto de comunicación, ya que todo el mundo se puede hacer eco de una noticia o de un suceso al instante. También permiten que cada uno pueda compartir su forma de pensar sobre algún tema que le parezca interesante, ya que hay muchas personas que les cuesta comunicarse de forma personal, pero utilizan las redes sociales para demostrar su punto de vista.

Las redes sociales han logrado revolucionar la forma de comunicarse tanto a nivel personal como profesional, y se encuentran presente en gran parte del mundo. Las redes sociales están cambiando la manera de relacionarse de las personas, y también han impulsado el mercado y la publicidad de las empresas.

Gabriela Hernández Guerra tenía 22 años cuando se quitó la vida, poco después de anunciar su suicidio por Facebook. El motivo fue el fin de la relación virtual que sostenía con su novio ecuatoriano. Esta joven veracruzana es un ejemplo de un fenómeno que ocurre en todo el mundo. Más recientemente, una joven de 17 años se suicidó en Bangalore, India, porque su madre la obligó a cerrar su cuenta de Facebook.

El portal Dosomething.org, asociación fundada en 1993 que pretende promover cambios sociales a través de los jóvenes, provocando un impacto en la sociedad a través de campañas a nivel nacional, nos muestra una lista de 9 formas en las que la tecnología está afectando nuestra salud mental:

1. Sueño. Utilizar algún dispositivo tecnológico durante la noche puede afectar seriamente a nuestros patrones de sueño. Esto genera estrés y síntomas de depresión.

2. Depresión. La gente que siente la necesidad de mantenerse accesible a través de sus dispositivos móviles suele manifestar más síntomas de depresión.

3. Adicción. El uso constante de las redes genera adicción a nivel cerebral, activando los mismos mecanismos que pone a trabajar cualquier droga adictiva.

4. Estrés 24/7. El conectarnos a internet provoca que el cerebro no tenga tiempo para relajarse después de las actividades diarias. Si lo primero que haces al despertarte es mirar una red social seguramente tu cerebro está trabajando bajo estrés.

5. FOMO “Fear Of Missing Out” (Miedo a perderse algo). Mientras aumenta la popularidad de las redes sociales, se ha convertido en una realidad la sensación de sentir presión por acudir a cada evento y compartir cada experiencia.

6. Aislamiento. El uso excesivo de la tecnología puede llevar al aislamiento mientras se tiene la ilusión de estar generando conexiones reales con los demás.

7. Agresividad. Con el aumento en el uso del internet también han aumentado la rudeza y la incivilidad.

8. Inseguridad. Las redes sociales nos dan una sensación de seguridad que no es cierta, pues no hay tanta privacidad como la que promocionan. Esto provoca en nosotros inseguridad.

9. Ansiedad. Nunca vas a conocer suficiente música o haber estado en tantos lugares como los demás. Siempre habrá alguien más exitoso que nosotros.

(fuente imagen: google photos)

Conviene destacar la importancia de lo que se publica en las redes sociales, ya que aunque sea una mentira correrá como la pólvora, llegando a tener consecuencias inimaginables.

El mayor riesgo es la ficticia sensación de privacidad con aplicaciones como Snapchat. Ésta sirve para enviar imágenes y vídeos, con la diferencia de que dichos elementos sólo permanecen disponibles durante un tiempo limitado, lo que nos lleva a una idea falsa de privacidad, ya que aunque se eliminen las imágenes/vídeos éstas permanecen en el servidor. Lo que envías por internet pasa de estar bajo tu control a estar bajo el control de otros y las relaciones entre personas no son algo estable. Contra el mal uso de diversas aplicaciones sólo se puede luchar desde la información. Hay que formar a padres, maestros y otros agentes sociales sobre el uso de las nuevas tecnologías para que éstos puedan transmitir los conocimientos a los menores.

Con frecuencia los padres no son conscientes de los daños potenciales de estas redes porque desconocen el funcionamiento de las diferentes aplicaciones. Es necesario que los progenitores se familiaricen con la tecnología, ya que los principales afectados son los jóvenes. Los síntomas de que algo está sucediendo son bastante evidentes: cambios negativos en el rendimiento escolar, aislamiento familiar y social, cambios en el estado de ánimo, quejas o somatizaciones antes de acudir al instituto… Los padres tienen la obligación de aprender y ponerse por delante de sus hijos.

Atendiendo a lo expuesto anteriormente, es correcto considerar la necesidad de un buen uso de las redes sociales, ya que son una herramienta que permite que todo el mundo esté al corriente de lo que sucede a su alrededor pero de la que no es conveniente abusar. Sería conveniente advertir de los problemas a los que te arriesgas al usar una red social.

Trampa: Thais Palenzuela Pérez, Raquel Martín Bencomo, Elisa Garrido, Sergio Villar, Emmanuel Bautista y Samuel Díaz.

Views All Time
1
Views Today
1