Starmus-titel-300x177

Canarias acoge por segunda vez el exclusivo festival científico Starmus

por / Comentarios desactivados / 14 Vistas / 17 diciembre, 2014

La relación entre los españoles y la ciencia no es muy cordial. Ésta es la conclusión a la que nos lleva un estudio realizado por la Fundación BBVA en 11 países occidentales. (www.fbbva.es/TLFU/dat/nota_corta_comprension.doc). El informe recoge que el 50% de los daneses y holandeses tiene un conocimiento científico alto, frente al 22% de los españoles. Además nos muestra que existe una gran asimetría de conocimientos entre, por ejemplo, Dinamarca y España. Entre los españoles nada más los jóvenes tienen un nivel de conocimiento similar al de los otros países estudiados. En el resto de grupos de edad existe una brecha, pues según refleja el informe España se caracteriza precisamente por estas grandes diferencias en conocimientos científicos. Las disimilitudes que se recoge dependen de las edades y los niveles de estudios de los encuestados.

El investigador David Aguado trabaja en el Instituto de Astronomía de Canarias (IAC) y realiza su doctorado en este centro. Además, ha participado como voluntario en el II Festival Internacional de ciencia, música y cine  Starmus. Este madrileño se convierte en nuestra voz experta y nos ofrece su punto vista en este reportaje. Él es un científico más de esos que han tenido que alzar el vuelo y, por suerte, pudo volver a España, pero, ¿en qué condiciones?

DSC_0109

La investigación científica es clave en la economía y el desarrollo de un país. La inversión y el interés que el Estado dedica a la ciencia termina por reflejar lo que la sociedad opina acerca de ella. Según el INE, en 2012 se invirtieron en España 13.392 millones de euros en I+D, un 1,3% del PIB. Frente a Alemania que destinó a la ciencia un 2,92% de su PIB en 2012, notablemente superior a la invertida en nuestro país.

En la comunidad científica existe un sentimiento de malestar que se refleja en la opinión de David Aguado, ¿cómo ve un propio científico la valoración de su trabajo? 

Esto es lo que piensa el experto sobre la situación de la ciencia en España con respecto a otros países europeos:

En España la ciencia no es popular, no vende. Los eventos científicos no tienen la repercusión ni el reconocimiento que merecen. Un ejemplo de ello es el Festival Internacional Starmus, celebrado el pasado mes de septiembre en las islas de Tenerife y La Palma. Este acto compaginó conferencias sobre astrofísica con sesiones de cine y conciertos. Contó con ponentes de reconocido prestigio como Garik Israelian (fundador del festival), el célebre científico Stephen Hawking, el premio Nobel de Física Robert Wilson, el astronauta Charlie Duke y el ex-guitarrista de “Queen” y astrofísico Brian May.

¿Habrá un tercer Starmus?

Aunque la falta de repercusión en Canarias del Festival Starmus pudo deberse también a un cierto carácter selecto que se pretendía, por parte de la organización, preservar. El precio de la entrada era de 150 euros para residentes canarios y estudiantes, y de 250 euros para el resto de asistentes, cifras que muchos no pueden pagar. A dicho festival suelen acudir personas que no viven en las islas, los cuales adquieren un bono con alojamiento. Es más, la página web del evento tiene una sección que habla de las Islas Canarias como destino turístico. La inauguración tuvo lugar en el hotel Ritz-Carlton Abama, uno de los más exclusivos de Tenerife, donde se presentaron ponencias. El ciclo de conferencias compaginó ocio, ciencia y lujo.

 El público puede entender el Starmus como un evento  de carácter  elitista. Esta es la opinión del voluntario.

El Cabildo de Tenerife puso a la venta 400 entradas para una de las conferencias, la ofrecida por Stephen Hawking, fue el plato fuerte del festival. Tanto, que muchos canarios supieron enseguida que venía a Tenerife, pero no para qué. Quizás por su carácter exclusivo, el Starmus se ha convertido en un acontecimiento internacional, que aunque se celebra en Canarias, es visto por la sociedad isleña como algo lejano, ya que solo los profesionales de ramas científicas o los estudiantes universitarios acceden a este tipo de eventos. Red Eléctica de España (REE), además, donó a la Universidad de La Laguna 33 entradas para que fueran sorteadas entre los alumnos que se inscribieran. Tenían que ser alumnos de másteres relacionados con el tema, o del Doctorado de Astrofísica. Estas entradas eran equivalentes al bono de 250 euros (150 en el caso de residentes y estudiantes). Solo fueron 33 entradas; el resto tuvieron que ser adquiridas a los precios antes mencionados.

Finalmente, ¿cuál cree usted que es el grado de  interés del gobierno y la ciudadanía española  respecto a la ciencia?

El Festival Internacional Starmus es solo un ejemplo de los numerosos eventos de divulgación científica que pasan desapercibidos en España. Tal vez eso explique que el 46% de los españoles no sea capaz de nombrar a un solo científico, mientras que esto solo ocurre en el 25% de la población de otros países europeos. Las universidades juegan aquí un papel importante: deben acercar la ciencia a España. Las relaciones son difíciles, en este caso solo 33 estudiantes pudieron acceder al Starmus gratuitamente, mientras otros tantos tuvieron que resignarse a no asistir a este evento porque no pudieron permitírselo.

EL CORO: Aida González Rossi, Laura Hernández Ojeda, Cristina Jerez Jiménez, Amanda Santana Rodríguez y Claudia Simón Febles.

DSC_0116

 

 

Views All Time
1
Views Today
3