tumblr_nen3skxbLT1rovgplo1_500

Cannabis en Canarias

por / Comentarios desactivados / 5 Vistas / 3 septiembre, 2015

La marihuana es una planta cuyos efectos son catalogados como nocivos por la sociedad actual, y por lo tento se persigue la venta de este producto. La ley española prohíbe la plantación con fines lucrativos así como hacerlo en lugares públicos pero acepta el uso privado de la marihuana lo que produce un vacío legal que ha servido para la creación de distintos organismos que se dedican a propiciar el uso y disfrute de esta droga blanda. Así pues, desde el 2012 hay asociaciones en Canarias en las que los socios pueden adquirir una cantidad estipulada de Cannabis para su propio consumo, nunca para la venta. En un principio este tipo de organismos funcionaba en las islas capitales de provincia pero poco a poco se ha ido expandiendo al resto. Otro tipo de método es recurrir a la plantación colectiva, quiere decir, como el tener una planta de cañamo no es ilegal, se siembra un terreno donde los consumidores plantan lo que ellos mismo consumen, sin pretender sacar beneficios de ello ya que eso si sería delito. Estos colectivos reciben el nombre de asociaciones de cannabis.

Se trata de conjuntos de usuarios de esta sustancia que se preocupan de cultivar para la colectividad de los socios con autorización de cada uno de ellos para con ello desarrollar diferentes tipos de actividades además de su consumo. En estas asociaciones, los socios se pueden distinguir por su objetivo (lúdico o terapéutico), aunque a ambos se les dispensa marihuana de la misma manera.

Toda la cantidad suministrada por parte de los asociados es autoabastecida, ya que se posicionan completamente en contra del mercado negro. No obstante, el trato con las autoridades públicas es confuso ya que la legislación todavía no ha concretado a qué términos alcanza la legalidad de estos lugares. Por ejemplo, si un socio es multado por llevar en la calle marihuana de de la asociación será multado y se le requisará la sustancia, aunque él tendrá luego derecho a reclamarla, con lo que se anularía por un absurdo juego burocrático, por lo que aún hay mucha ambigüedad legal.

El objetivo final de las asociaciones no es la legalización de la marihuana, sino servir como alternativa procurando la normalización y llevan años solicitando a los miembros parlamentarios que aclaren con exactitud el marco legal para poder actuar con completa normalidad, y ha sido así en Cataluña y País Vasco, pero en Canarias queda todavía un largo camino que recorrer. Además, Podemos ha simpatizado con estas organizaciones ofreciéndoles una plataforma conjunta por la normalización de la marihuana. A las asociaciones de marihuana, entre otras cosas, se diferencian de las tiendras grow shop por su falta de ánimo de lucro y todo beneficio es reinvertido en la propia organización siendo voluntario todo el trabajo aportado por los socios, lo que les permite la organización de eventos, la compra de espacios y la mejora de los cultivos. En España ya suman más de 150 asociaciones, en Canarias han subido desde 13 hasta 31 los dos últimos años.

Por otro lado, los grow shop, actividad en expansión en España, son comercios al por menor que se dedican a la venta de semillas de marihuana y todos los útiles para su cultivo. Las semillas son compradas al por mayor a través de los bancos de semillas, reciente concepto de negocio que está obteniendo grandes beneficios en California y Holanda que se dedica no solo a la recolección de semillas de marihuana, sino a la manipulación genética para crear nuevas variedades con distintos sabores y propiedades. En España ya existen proveedores de semillas de marihuana gracias a la salida de los grow shop, que ya suman 300 en todo el país.

Por el momento las autoridades sanitarias canarias no se plantean su uso médico, aunque esta práctica se está recibiendo con cierta apertura en 23 estados de EEUU, Canadá, Israel, y varios países europeos a partir de un mega estudio realizado en 2002 que determinó que sí es efectiva para tratar el dolor, dolores agudos, dolores vinculados al sistema nervioso, la migraña y glaucoma.

Finalmente, en Canarias puede decirse que los simpatizantes del uso la marihuana han dado un primer paso ante una legislación ambigua y agujereada para alcanzar la normalización del uso de cannabis y la fundación de proyectos culturales, asociaciones de consumidores y negocios por y para el consumo y cultivo de marihuana en toda Canarias. El futuro legal de este colectivo parece decidirse entre el continuismo de los partidos tradicionales o la aceptación que ofrecen las diferentes organizaciones enraizadas en el 15M.

Views All Time
1
Views Today
1