10515099_10204617282783357_4556079817601159699_o

El Caballero 2000

por / Comentarios desactivados / 4 Vistas / 30 diciembre, 2014

Todos los días 29 y 30 de noviembre se celebra en el municipio tinerfeño de Icod de los Vinos la festividad de San Andrés. Durante las fiestas, se llevan a cabo algunos actos de carácter simbólico, como el descorche de la primera botella de vino de la cosecha del año y otras actividades y concursos culturales. Pero, el evento más conocido, tanto en la isla como fuera de ella, es el arrastre de tablas, un acto que suele congregar a miles de personas.

10515099_10204617282783357_4556079817601159699_o

En esta foto, de Juan Enrique Méndez Luis, aparece Marina arrastrándose en la calle de El Plano en las fiestas de este año.

 Las Tablas de San Andrés es una tradición característica icodense que consiste en lanzarse sobre tablas de madera de tea o fibra por las empinadas cuestas del pueblo, para terminar chocando contra los neumáticos que se colocan a su final. Hoy en día, tiene lugar, principalmente, en la calle Antonio González, comúnmente conocida como la calle El Plano, aunque son muchas más las calles en las que se vive el espectáculo de las tablas (Véase la localización de las calles más populares: http://www.tablasdesanandres.net/index.php?id=calles) . La expectación que se genera en toda la isla, especialmente en la comarca de la Isla Baja y en el propio municipio, los días antes de la celebración, denota la importancia que mantiene la tradición en la actualidad. La fiesta no conoce límites de edad, prácticamente todos pueden participar, solo basta tener ganas y, eso sí, una tabla de San Andrés. “Llevo arrastrándome desde los ocho años y, la verdad, pienso seguir haciéndolo durante mucho tiempo ”- confiesa Marina González Toledo, una joven icodense.

El origen de la costumbre tiene su explicación en el vetusto trabajo de la marquetería, que atendía las necesidades constructivas de la población, la industria azucarera y, en ocasiones, los trabajos artesanales de la construcción de barcos de la playa de San Marcos. Así, las tablas, proceden de la forma en que antiguamente se transportaba la madera, arrastrada calle abajo desde el aserradero que se encontraba en las zonas altas, hasta el casco del municipio, donde los maestros carpinteros la transformaban .Los animales de arrastre, tiraban de una persona que se colocaba detrás de las bestias apoyada en tablones de madera que podían ser de faya o brezo, estos cumplían la función de timón y de freno. Así, como explicó antes de morir Juan Gómez Luis Ravelo, historiador nacido en la localidad: “(…) la manifestación popular más autóctona de nuestra ciudad surgió con ocasión de un trabajo cotidiano, para luego, al desaparecer este, evolucionar y convertirse en expresión festiva que se vincula con posterioridad a la fiesta del Apóstol San Andrés y al estreno del vino nuevo.”

bueyes-vino

Imagen tomada de la página tablasdesanandres.net

Sea como sea, lo cierto es que este evento cultural cobra cada año más fuerza y repercusión, tanto en las Islas como en el extranjero. Además, los jóvenes están muy implicados y comprometidos, por lo que garantizan la supervivencia de la festividad. Se lo pasan en grande y contagian con su diversión a los espectadores del particular espectáculo. “Todos los años he participado, incluso cuando hacía frío y llovía. San Andrés es una tradición que se lleva en la sangre, por eso en esas fechas siento la necesidad de arrastrarme. Cuando lo hago, solo pienso en lanzarme y experimentar la adrenalina. Cuando estás en la tabla te sientes libre”- nos cuenta Rubén Delgado Herrera, ingeniero y forofo de las Tablas.

 Pero sin duda, el principal atractivo de la celebración no son ni los visitantes ni los participantes en sí, es El Caballero 2000. Se trata de un tablón de algo más de 3 metros de largo por uno de ancho y la friolera de 400 kilos. Un auténtico mastodonte que puede convertirse en un vehículo que transporta hasta a ocho ocupantes, a velocidades endiabladas, hacia un impacto frontal contra los neumáticos de la calle El Plano. Santiago es el guardián y timonel más habitual del Caballero 2000 desde hace 32 años. Colocado en el puesto trasero, se encarga de dirigir una mole que ha transportado a canarios de todas las islas, e incluso a turistas de Canadá, Alemania, Japón y Australia.

tablas_2013_29_no (430)

Foto extraída de tablasdesanandres.net

 Mientras se produce el descenso de El Caballero, los visitantes se apartan hasta que pasa el obús e, inmediatamente, se agolpan en el centro de la calle para tener el mejor ángulo de visión de lo que pasará a continuación. “Quieras o no, algo de miedo siempre tienes, miedo a caerte en el salto y a que los que vienen detrás de ti no frenen, pero no importa. Solo quieres sentir la adrenalina, la emoción. Cuando se lanzan los de El Caballero 2000 y al final ves que todo sale bien, se te ponen los pelos de punta, te emocionas”- explica Marina. El golpe resulta espectacular y la sensación de suspense se apodera del ambiente hasta que los protagonistas van apareciendo de entre los neumáticos, se ponen en pie y reclaman la complicidad del público con señas de victoria. Después del mal trago, los asistentes terminan por aplaudir ojipláticos. El clamor que se produce es ensordecedor.

No todo son alegrías. El gran peligro que supone el arrastre de tablas se transforma todos los años en gran cantidad de golpes, huesos rotos y muchos sustos. Incluso entre los espectadores, que forman un pasillo de algo más de un metro de ancho- sin ningún tipo de barreras- para que puedan pasar las tablas y que, en ocasiones, se estrecha tanto que invaden el camino, son golpeados y acaban saltando por los aires. Según los datos aportados por la Policía Local, durante el arrastre de este año, 49 personas necesitaron asistencia médica por lesiones leves y 8 de ellas terminaron en urgencias.

Por ello, aunque no exista ningún seguro para los damnificados, sí que se despliega un importante dispositivo de seguridad con asistencia médica y alerta durante toda la noche, voluntarios de protección civil y agentes de los cuerpos de seguridad del Estado. Sin embargo, esto no supone un inconveniente para los que se arrastran, pues, cada año,esperan con gran afán la llegada de la fiesta. No les importa jugarse la vida con tal de experimentar el subidón de adrenalina que les genera.    

A continuación, les ofrecemos un pequeño vídeo ilustrativo de las Tablas de San Andrés:

Tablas de San Andrés

 

Views All Time
1
Views Today
1