peta

¿Experimentamos contigo?

por / Comentarios desactivados / 1 Vistas / 14 septiembre, 2016

El pasado año se aprobó la nueva Ley de Experimentación Animal en Europa, norma que convierte al continente en la primera zona del mundo donde el testado en animales para fines cosméticos está prohibido.

Históricamente, siempre se ha utilizado a los animales para hacer pruebas de laboratorio, siendo piezas de experimentos que permiten a las empresas conocer si sus productos tienen efectos negativos. De esta manera conocen si los componentes de éstos, puede afectar a sus clientes y consumidores, además de poder definir la composición de sus productos.

En la mayoría de las ocasiones los animales son expuestos a productos químicos que les causan serios daños a su cuerpo y hasta la muerte, para determinar si son adecuados o no para el uso humano. La industria que se ha visto más cuestionada ha sido la de los productos de belleza, la industria de los cosméticos.

En los años 80 se empezaron a organizar grupos de ciudadanos que estaban en contra de la experimentación en laboratorios con animales. Así, surgen instituciones como PETA  (People for the Ethical Treatment of Animals) y Stop Animals Tests.

Con el fin de que los consumidores estén informados, y puedan elegir qué productos consumir y cuáles no, con un criterio más ético, han surgido diferentes certificaciones que permiten conocer los productos que no han sido probados en animales. Dos de las certificaciones que han tenido mayor incidencia e importancia son las siguientes:

 

1-     Crueltry free de PETA: Esta certificación pretende garantizar la integridad de los animales y evitar el testeo.

2-     Humane Cosmetic Standar: Los productos que tienen este certificado deben excluir todos los ingredientes que fueron testeados en animales.

La gran mayoría de empresas cosméticas han eliminado el testeo con animales, pero aún existe una gran lista de compañías que los siguen realizando. La mayoría de los animales que se utilizan en las pruebas de laboratorio son ratas y ratones, pero también hay perros, gatos, ovejas, hámsteres, cobayas, e incluso primates. En la investigación cosmética se llevan a cabo dolorosos experimentos en cientos de miles de animales cada año.

Estas pruebas incluyen: la irritación de la piel o los ojos, Sensibilización de la piel (provocar alergias), Toxicidad (envenenamiento), Mutagenicidad (daño genético), Teratogenia (defectos de nacimiento), Carcinogenicidad (causar cáncer), Daño genético embrionario o fetal, y Toxicocinética (para estudiar la absorción, metabolización, distribución y excreción de las sustancias químicas)

Aunque no lo creamos la gran mayoría de las marcas que utilizamos prueban sus productos en animales, pero si nos lo proponemos podemos hacer un uso ético.

Durante más de dos décadas, muchas compañías estuvieron en la lista de las empresas de cosmética “libres de crueldad” de PETA. Pero el gobierno chino requiere que los cosméticos vendidos en su país hayan sido previamente testados en animales, por lo que estas marcas han decidido volver a la experimentación animal sin prevenir a PETA ni a los consumidores. Ejemplos de esta acción son marcas como Avon, Estée Lauder o Mary Kay.

 

Pero existen compañías que no solo no testan en animales, sino que basan toda su política empresarial y ética en contra del testeo animal.

En LUSH, una empresa de cosmética hecha a mano, lo denominan la Política Verde. Productos 100% Aptos para vegetarianos, 80% aptos para veganos, 67% sin conservantes, 46% sin empaquetado.

María Suárez, una de las trabajadoras de LUSH, cuenta que la visión que tiene la empresa del mundo “es un poco diferente”. Usan todo su ingenio “para crear productos sólidos y así poder minimizar el empaquetado y los conservantes necesarios para hacerlos”, indica. Y añade: “La mayoría no lleva nada de nada. Van desnudos, liberando deliciosas fragancias que inundan sus tiendas de aromas. Así el consumidor consigue más calidad a mejor precio y se reduce el coste para el medio ambiente”.Campaña de Lush Campaña de Lush Campaña de Lush Campaña de Lush Llevan haciendo esto más de diez años, pero sin llamar la atención. “Hemos decidido que ya es hora de armar un poco más de jaleo”, concluye.

En su filosofía se destacan numerosas campañas. Lucha contra el testado en animales. Firma aquí la petición https://www.fightinganimaltesting.com.

Campañas de ayuda; Focus on women (Agencia que trata de empoderar a las mujeres a través de los viajes), Mantay (Casa de acogida en Perú para niñas entre los 14 y 18 que son víctimas del abuso sexual).

 

Una de las campañas contra las pruebas en animales con fines cosméticos más destacada de LUSH ha sido “Live Human Testing”, realizada recientemente en el escaparate de su tienda en Regent Street (Londres). La artista Jaqueline Traide representó durante diez horas a un animal con el que están testando y experimentando para la industria cosmética, al igual que harían con un conejo. Una performance en la que la artista no sufrió ningún daño, pero con un mensaje muy claro, una propuesta que dejará en shock al público y demostrará lo crueles y arcaicos que son estos métodos.

La acogida de la campaña esta siendo mayoritariamente positiva, pero algunos ciudadanos han protestado en su contra, por ser una mujer la “víctima” de las supuestas experimentaciones. Algunos argumentan que roza límites sexuales o que representaba a la “víctima” de una violación. A ello, LUSH “siente que es importante, fuerte y necesario”. “Después de mucho pensarlo consideramos que la “victima” de la testa fuera una mujer. Es importante que en el contexto de la lucha de LUSH contra la testa en animales se desafíe a los consumidores de cosméticos (mercado femenino), a sentir, pensar y demandar que la industria cosmética sea anti crueldad animal”.

Views All Time
1
Views Today
2