Presentación del fármaco contra la Hepatitis C. Santander, 03.10.2014 Foto: Miguel López

Hepatitis C: una nueva ventana hacia la cura

por / Comentarios desactivados / 93 Vistas / 7 noviembre, 2014

Lo que no sabes de la enfermedad y del nuevo tratamiento desde la piel de una afectada

Luz María Dóniz, una mujer de casi 72 años nos cuenta cómo se vive sabiendo que su hígado no es el de antes: “vas al médico y, de repente, te dicen que tienes el virus de la Hepatitis C”. Después de un accidente doméstico hace ya más de 40 años, se infecta con el virus a partir de una transfusión de sangre. Tres décadas después, le dan la noticia y diez años más tarde le comunican que tienen que realizarle un trasplante de hígado. Bajo una cara conmovedora relata su deterioro a partir de la enfermedad que le llega por sorpresa y que muchos expertos denominan “la enfermedad silenciosa” por la tardía muestra de los síntomas, y silenciada por el poco conocimiento que se posee de ella.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la enfermedad hepática es, en sí, una inflamación del hígado. Si bien puede ser causada por diversas infecciones, por drogas o inmunodeficiencia, la causa más frecuente es la del Virus de la Hepatitis. Se han ido descubriendo múltiples tipos de contagio: la ingesta de agua o alimentos en malas condiciones o el contacto directo (transfusiones de sangre y fluidos contaminados).

El tipo de contagio y la evolución de la enfermedad – explica el NIH (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales) - determinan que existan diversos tipos de hepatitis, como el tipo A y E que se contagian por agua o alimentos contaminados o por la saliva, y los tipos B, C y D que lo hacen por el contacto de fluidos y que derivan en procesos víricos crónicos.

La hepatitis C es una variante del virus que se disemina por el contacto de sangre infectada, a través de las relaciones sexuales desprotegidas y de madre a hijo durante el periodo prenatal. Según el área geográfica donde se localice, se pueden contabilizar hasta siete genotipos del virus, como el 1B que afecta al continente europeo.

En la actualidad, entre 130 y 150 millones de personas en el mundo padecen hepatitis C, de las que cada año mueren de 350 mil a 500 mil por enfermedades hepáticas derivadas de ella. Los países con mayor número de enfermos se encuentran en Asia Este y Central y en África.

 

Posibles vías de contagio del VHC. Fuente: Centro de Control y Prevención de enfermedades

Posibles vías de contagio del VHC. Fuente: Centro de Control y Prevención de enfermedades

 

Se denomina “pandemia silenciosa” porque no suele manifestar síntomas en el 80% de los portadores hasta muchos años después de infectarse. Los pacientes con sintomatología aguda, sin embargo, pueden presentar fiebre, cansancio, inapetencia, náuseas, dolor abdominal e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), entre otras cosas.

La infección se puede detectar en dos pruebas: un análisis de anticuerpos en la sangre y una prueba específica del VHC que la confirme. Una vez detectada debe evaluarse el grado de daño hepático y determinarse el genotipo de la cepa. Así, se podrá orientar el tratamiento y la gestión de la enfermedad. Aun así, la infección puede durar toda la vida y conducir a la cicatrización del hígado o desencadenar en cáncer de hígado.

Cuando se detecta, “la vida te cambia – nos comenta Luz María – también las costumbres e incluso las fuerzas, pero se sale adelante”. Llega el nuevo hígado y el agradecimiento es enorme, tanto al donante como al personal sanitario por su apoyo médico y humano, “y a la familia que siempre está ahí gritando en silencio”.

Se supera el trasplante y comienza una vida donde la prenda estrella de la temporada es la mascarilla y el paso por un sinfín de médicos. ¡Pero todo se supera! Hasta que llega un día en que comienza el declive. Ese es el hándicap de este virus, nos cuenta entre risas, “tienes un hígado nuevo pero también se enferma”. Y más médicos, más pastillas y más cambios de tratamiento, y mi hígado nuevo, sano, deja de ser tan sano.

Luz María llega al límite. El equipo médico de la planta de trasplantados del Hospital de Nuestra Señora de la Candelaria comienza a temer por su vida: su hígado está cirrótico, contaminado del virus de la Hepatitis C, y no hay muchas soluciones…Pero una mañana suena el teléfono y piden que se presente en la consulta del doctor. La espera es eterna y la información es poca, pero, en este caso, la información es diferente: “existe un tratamiento nuevo y usted va a tener la oportunidad de recuperar su vida”.

El 15% de los afectados elimina el virus de su organismo sin recibir ningún tipo de medicación, sin embargo, el 85% restante debe someterse a un tratamiento que no era del todo efectivo hasta el descubrimiento de dos potentes fármacos en 2013

Estos medicamentos, que aseguran la curación del proceso vírico en hasta un 92% de los casos, son el Simeprevir del laboratorio Janssen, que se dispensa ya desde el 1 de agosto, y el Sofosbuvir del laboratorio Gilead con el que recientemente el ejecutivo ha conseguido un acuerdo para suministrarlo a un precio mucho más bajo de lo a priori acordado.

Esto permitirá el acceso público a 5.000 pacientes en España, apenas un 0,6% de los afectados. Este último fármaco es mucho más eficaz que el anterior y comenzará a ser suministrado a los pacientes a partir del 1 de noviembre.

Antes de eso, para enfrentarse a la enfermedad se requería de un trasplante de hígado, como al que fue sometida Luz María, y el uso de ciertos medicamentos que producían gran cantidad de efectos secundarios y que provocaban más problemas que soluciones, como el Interferón.

Aunque las asociaciones de enfermos de Hepatitis C celebran semejante éxito, piden a Sanidad transparencia en el suministro pues, según el líder de la PAHC (Plataforma de Afectados de la Hepatitis C) “se están generando falsas esperanzas en muchos pacientes”. Los enfermos, además, exigen a las comunidades autónomas que aceleren “la tramitación a las prescripciones que los especialistas hagan en relación a los fármacos” pues, en muchos casos, esta falta de coordinación está ralentizando el suministro del medicamento, lo que ha generado en la prensa una gran controversia y numerosas declaraciones en los últimos meses.

En Canarias, actualmente, a falta de un estudio específico de la enfermedad, se estiman unos 500 afectados por la Hepatitis C, dentro de los cuales 196 ya están en tratamiento o pendientes de iniciarlo. Desde el Hospital Doctor Negrín, el especialista en Enfermedades Infecciosas de Medicina Interna, Rafael Granados, reconoce la importancia de estos fármacos que, según él mismo, “suponen una inversión de ahorro porque permitirían erradicar la enfermedad en tan solo una década” y abaratar costes como los que supone el tratamiento de cáncer o los trasplantes de hígado. Ya se ha comenzado a suministrar en algunos casos y, a pesar de la polémica a la hora de elegir los enfermos aptos para recibirlo, nuestra entrevistada es una de las afortunadas.

Ya han pasado varias semanas desde ese día y Luz María dice “¡ya camino sin bastón!”. La ilusión y la sonrisa vuelve a su rostro y la última noticia de los especialistas es que los niveles del virus han descendido notoriamente. Una alegría inunda la vida de ella y de quienes la rodean. Parece que todo vuelve a su sitio.

INTERÉSATE son: Atanaiba Hernández, Sandra Linares , María Montelongo, Natalia Ruiz

Views All Time
1
Views Today
1