IMG_2079-1024x835

La índole de los vegetarianos

por / Comentarios desactivados / 15 Vistas / 30 diciembre, 2014

WANDA CABRERA & CLAUDIA PAIS

 

Cuando pensamos en un vegetariano, nos viene a la cabeza una persona pacifista, naturista, amante de los animales y, ¿por qué no decirlo? hippie. Terminamos cayendo en los estereotipos.

Carlos Díaz Romero, catedrático del Área de Nutrición y Bromatología del Departamento de Química Analítica, Nutrición y Bromatología de la Universidad de La Laguna revela que “la gran ventaja del ser humano es que es omnívoro. Se ha adaptado a comer de todo dependiendo de la zona donde viva”. Además, añade que “hay muchas formas de alimentación en el mundo, dependiendo de la disponibilidad. Eso ha conformado la tradición culinaria y nutricional que tiene cada país, cada región. Y el ser humano se adapta”.

Existen diferentes razones por las que una persona decide no comer carne. En primer lugar están los motivos ideológicos: “No quería seguir subvencionando una industria que maltrata tanto física como psicológicamente a los animales que, además, son incapaces de defenderse”, manifiesta Cintia (19), que lleva 9 meses siendo vegetariana. En segundo lugar, por motivos médicos o patológicos debido a una enfermedad o un tratamiento por prescripción médica, lo que supone que un paciente deje de tomar alimentos de origen animal durante un periodo de tiempo. En último lugar, pero no menos importante, los motivos económicos debido a que la adquisición de alimentos puede variar dependiendo de la renta de cada individuo, por lo que algunos no pueden acceder a alimentos básicos como pueden ser la carne y sus derivados.

 

4047042

 

Dentro del vegetarianismo existe una variedad de denominaciones. Por un lado están los vegetarianos estrictos (veganos), los cuales rechazan todos los alimentos que tengan origen animal y sólo consumen los de origen vegetal. Sin embargo, hay vegetarianos que consumen productos lácteos y huevos, denominados lacto-vegetarianos y lacto-ovo-vegetarianos, respectivamente.
También se puede llegar a hablar de dietas semivegetarianas, aquellas que aceptan pescado y carnes blancas en pequeñas porciones.

En ocasiones la dieta vegetariana o vegana se transmite en el ámbito familiar o allegados, pero en el caso de Cintia no es así: “Soy la única persona en mi familia, tanto materna como paterna, vegetariana. Sin embargo, es cierto que gracias a algunos ideales tanto “buenos” como “malos” de mi familia decidí dejar de comer carne”, al igual que Cristina (47), vegetariana desde hace 4 años: “Decidí ser vegetariana por motivos espirituales. Es algo que te pide tu interior y que tú expresas asumiendo un compromiso para no comer carne y no dañar a ningún animal”.

Queda claro que los veganos no consumen ningún alimento de origen animal, por lo que tienen un riesgo mayor de presentar deficiencias nutricionales de proteínas (bajo nivel de aminoácidos), hierro (presente en carnes rojas), yodo (sal y mariscos), calcio (leche y productos lácteos), riboflavina (hígado) y vitamina B12 (carnes, huevos y pescados). Esta última vitamina, la B12, es la más importante con diferencia. Cristina alude al déficit de esta vitamina al comprobar que su capacidad intelectual no responde igual que antes. Por este motivo toma un suplemento complementario a su dieta diaria.

“El vegetariano debe estar muy atento a los alimentos que debe consumir para complementar bien sus proteínas y, si es estricto, la única alternativa que tiene para continuar siendo vegetariano es tomar algún suplemento”, según Díaz Romero.

Por otro lado, en la dieta vegetariana estricta también podemos encontrar beneficios, entre los cuales podemos destacar: un aporte reducido de grasas saturadas y colesterol, ya que abundan los lípidos insaturados y tiene un efecto muy positivo a nivel cardiovascular. Del mismo modo, presenta un alto contenido en fibra, lo que da mayor sensación de saciedad e incita a comer menos cantidad.

De acuerdo con esto, en la página web “Es la Salud” se afirma que “el consumo de cereales previene la aparición de trastornos metabólicos como la diabetes de tipo 2, regula el índice glucémico, mejora la digestión, el azúcar en sangre y la reacción de la insulina”.

El vegetarianismo no está recomendado en los niños pequeños en periodo de crecimiento, en la mujer embarazada y en periodo de lactancia, ni en las personas mayores, por los problemas de salud que pueda acarrear.

Como dato destacable, una alta ingesta de verduras aporta un contenido elevado de ácido fólico a nuestro organismo. El ácido fólico es importante para proteger frente a malformaciones fetales.

Asimismo, el pescado es consumido por algunos vegetarianos. En este caso, el experto en nutrición aclara que el pescado puede ser un perfecto sustituto de la carne: “Realmente las dos son carnes y tienen una proteína de buena calidad. El pescado es un alimento excelente. Se debería de comer más pescado que carne, ya que tiene muchos micronutrientes. Si es pescado azul tiene ácidos grasos esenciales y poliinsaturados de cadena muy larga que protegen frente a enfermedades cardiovasculares”. 
Aunque todos los seres humanos deben realizarse análisis y controles continuados de su estado de salud, los vegetarianos deben tener especial cuidado con los déficits que pueda ocasionarles su dieta. El catedrático aconseja “realizarse una análitica cada 6 meses, sobre todo, si empieza a encontrarse más cansado, más débil o si presenta algún tipo de sintomatología”.

 

8891999

 

 

Documentales y películas*:

  • Earthlings** (Shaun Monson, 2005)
  • Home (Yann Arthus-Bertrand, 2009)
  • Food, Inc.** (Robert Kenner, 2008)
  • Peaceable Kingdom (Jenny Stein, 2004)
  • Océanos (Jacques Perrin & Jacques Cluzaud, 2009)
  • Tierra, la película de nuestro planeta (Alastair Fothergill & Mark Linfield, 2007)
  • The Cove** (Louie Psihoyos, 2009)

*Los títulos que tienen enlace van directos a un portal de Internet en el que pueden visionarse.
**Pueden herir la sensibilidad.

 

Views All Time
1
Views Today
1