Izabel Goulart en el desfile de Victoria's Secret en 2014

Lo que el mundo de la moda no quiere que sepas

por / Comentarios desactivados / 6 Vistas / 1 abril, 2016

  • La industria no cesa de utilizar chicas muy delgadas como estereotipos estéticos.
  • Blanca Padilla: “Es necesario que la gente conozca la cara escondida de la profesión”.
  • EN IMÁGENES, LA EVOLUCIÓN DE LAS TOPMODEL EN LOS ÚLTIMOS 20 AÑOS.

VÍDEO: La evolución del físico de las modelos en las dos últimas décadas

ADRIANA R.SÁNCHEZ-CERRUDO – Santa Cruz de Tenerife

@adrianaarsc

El patrón de estética que preconiza esta industria es absolutamente patológico

No se trata de un problema de actualidad. Tampoco supone un inconveniente al que el mundo de la moda, en menor o mayor medida, no haya tratado de poner fin. El asunto de la extrema delgadez sobre la pasarela, y su vinculación a trastornos alimenticios, ha acompañado a la industria textil durante muchísimo tiempo. Atrás quedaron las curvas de Claudia Schiffer o Cindy Crawford, que dieron paso al “heroin chic de Kate Moss como cánones de belleza.

Cuando parecía que la sociedad comenzaba a superar este obstáculo, en parte por la aparición del concepto “curvy”, emergen nuevos casos, en los que las modelos participantes en las semanas de la moda de las  grandes capitales de la industria vuelven a ser objeto de crítica debido a su estado físico.

El 2015 ha sido, sin duda, el año más polémico para la industria textil. Blanca Padilla, Gigi Hadid o Cara Delevingne, han sido algunas de las profesionales de la pasarela que han querido desenmascarar el lado menos amable del universo para el que trabajan.

Ilustración de los cánones de belleza de ambas épocas/ Nadia RSC

Ilustración de los cánones de belleza de ambas épocas/ Nadia RSC

Respecto a la existencia de malos hábitos en esta industria, la periodista experta en Moda Mónica Ledesma afirma que “el principal problema es la presión mediática y social en la que se ven inmersas las modelos”, en cuanto a patronaje se refiere.

Además, la periodista expone que lo peor del concepto que intenta vender la industria de la moda, en numerosas ocasiones, a través de cuerpos perfectos, lleva a los jóvenes modelos a tratar de imitar estos estereotipos sin poseer la suficiente templanza mental ni alimenticia, llevándoles a caer en terribles enfermedades.

Un estudio llevado a cabo por expertas en Psicología de la Universidad de Durham en Reino Unido y publicado en la revista Plos One (http://www.plosone.org/home.action), relaciona imágenes de modelos con el deseo de la población joven de estar delgada. Por otro lado, consideran que la solución estaría en proyectar imágenes de cuerpos más naturales.

Por tanto, debido a que numerosos factores, tanto sociológicos como biológicos, predisponen a la anorexia, los profesionales del mundo de la moda que se convierten en iconos de esta industria, deben poseer la suficiente fuerza mental para poder hacer frente a las numerosas críticas a las que están sometidos.

Precisamente, como negativa a este tipo de estéticas, han surgido en los últimos tiempos las modelos plus size o XL. 

Ashley Graham, primera modelo XL en desfilar durante la Semana de la Moda de Nueva York/ Foto cedida

Ashley Graham, primera modelo XL en desfilar durante la Semana de la Moda de Nueva York/ Foto cedida

Sin embargo, la blogger de moda, viajes y modelo Marta Purriños, considera que esta no es la solución. La tinerfeña afirma que “el problema no es la talla, ni el número de kilos que tengas en tu cuerpo”, y que “todo estaría correcto si tu salud no peligrase”. Además, Purriños considera que no se trata del adjetivo “gordo” o “XL”, puesto que, este es un estereotipo más de la sociedad occidental, donde el poder de la imagen tiene mucha más importancia que cualquier otro aspecto que defina al ser humano. 

Por su parte, la Doctora Carmen Rosa Morales García, experta en Psiquiatría del Hospital Universitario de Canarias, expone que el mundo de la moda, mediante este estereotipo de estética que propone y los diseños que muestran, tratan de despenalizar el sobrepeso.

Morales afirma que “la industria de la moda debería mostrar diseños en cuerpos sanos,que presentan un Índice de Masa Corporal saludable”, y que éste “debería ser una exigencia obligada para prevenir el riesgo para la salud”. 

En definitiva, la profesional en psiquiatría lo tiene claro. El mundo de la moda presenta a modelos extremadamente delgadas, estando, muchas de ellas, con un peso inferior al mínimo saludable. Morales sentencia su intervención estableciendo que el patrón de estética que preconiza esta industria es absolutamente patológico. 

Anna Wintour, editora jefe de la edición americana de la revista Vogue, afirmó en una conferencia de salud el 22 de marzo de 2010, en Boston, junto al diseñador estadounidense Michael Kors y la modelo rusa Natalia Vodianova, que “la extrema delgadez de las modelos es lo que ha hecho que ya no haya supermodelos, como en los 90, porque no les da tiempo a desarrollar una personalidad o fama considerable, ya que su carrera es muy corta”.

Juana Cionfrini Salvi, diseñadora de moda procedente de Tenerife, establece que la responsabilidad para poder establecer una imagen saludable recae exclusivamente en el gremio, pues son ellos quienes deciden los estereotipos de belleza. La conciencia social también es la clave para poder alcanzar un equilibrio, afirma la joven modista.

En conclusión, las alternativas son conocidas por todos y están sobre la mesa. Un modelo de belleza saludable es posible, tal y como podemos observar en la propuesta de ley por parte de Francia para que las modelos sean sometidas a una revisión para asegurar que su peso es saludable de acuerdo a sus características físicas.

Por tanto, la solución se basa en esperar a que la industria de la moda reaccione y se imponga el ideal contrario al insalubre, pero todo esto no llegará a ningún puerto si la población no rechaza los estereotipos establecidos hasta el momento que no se corresponden con lo que la salud define.

ADIÓS A LA INANICIÓN EN LAS PASARELAS

La Universidad de Harvard, en Estados Unidos, propone prohibir modelos extremadamente delgadas en pasarelas y reportajes fotográficos por ley en el país. Los expertos pertenecientes a esta institución señalan que esta medida supondría un enorme avance en la prevención de problemas alimentarios como la anorexia nerviosa o la bulimia.

Las modelos profesionales son especialmente vulnerables a sufrir trastornos alimenticios. Por ello, las autoridades estadounidenses han realizado un llamamiento a la sociedad que imite la medida tomada por el Parlamento francés que establece, entre una serie de aspectos, la obligatoriedad de presentar un certificado médico que les permita trabajar como profesionales de la moda en cualquier ámbito. 

Views All Time
1
Views Today
1