Caballo

Los caballos, grandes terapeutas

por / Comentarios desactivados / 2 Vistas / 6 mayo, 2016

CaballoNo siempre las mejores terapias son médicas. A veces un fármaco no suple las carencias físicas o emocionales que tiene una persona; sin embargo, sí hay animales capaces de disminuir y ayudar a sobrellevar estas necesidades.

Los caballos destacan terapéuticamente por su paciencia, tranquilidad y sensibilidad, lo que hace de ellos los protagonistas ideales para tratamientos de rehabilitación como la hipoterapia. Ésta no solo aporta numerosos beneficios al aparato locomotor, como puede ser la estimulación de músculos y articulaciones, sino que también contribuye a aprendizajes cognitivos, comunicativos y de personalidad.

Hipócrates, uno de los médicos más reputados de la historia griega, ya advirtió en el año 460 a.C. de los saludables beneficios del ritmo de los equinos. Aunque no sería hasta el siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, que en países como Alemania e Inglaterra, se empezara a advertir de los efectos terapéuticos que brindan estos animales. Observaron que los soldados mutilados o heridos que eran trasladados durante horas a lomos de los que hasta entonces habían considerado como meros transportes presentaban una recuperación más efectiva.

Por su parte, Margarita Ziade, psicomotrista y directora del centro especializado en entrenamiento animal Bocalán, en Argentina , escribió en su artículo “Una mirada psicomotriz al ejercicio de la Equinoterapia” que “las nociones que el medio ambiente del caballo permite encontrar pueden ser utilizadas para fomentar la comunicación, el vínculo y la adquisición de aprendizajes entre otras cosas”.

Sumario

En Canarias hay un único centro homologado por la Federación Española de Terapias Ecuestres (FETE) para impartir intervenciones asistidas con caballos. La Granja Escuela de Aldeas Infantiles SOS, en Tenerife, comenzó a realizar las terapias ecuestres en 2011 y, actualmente, también imparte ciclos formativos acreditados de esta especialización, nivel auxiliar, técnico y experto.

La Ecogranja dedica parte de su actividad a tratar a niños con enfermedades neurodegenerativas, parálisis cerebral, síndrome de down o trastornos de déficit de atención e hiperactividad. También emplean esta forma curativa para mejorar la vida de personas residentes en centros de día, pertenecientes a programas de familias o mujeres víctimas de violencia de género.

Álex Muñoz es el instructor en intervención asistida en la Granja Escuela. Tiene experiencia con otros animales, como los delfines, con los que también ha practicado métodos terapéuticos. Sin embargo, asegura que es el movimiento tridimensional lo que hace de los equinos el compañero perfecto para las terapias. Los caballos transmiten el patrón de la marcha humana, por lo que permiten experimentar a una persona en silla de ruedas una sensación similar a la que tendría si estuviera caminando: “Es un movimiento natural”, afirma.

En sus más de quince años realizando tratamientos en establos, Muñoz, ha podido seguir numerosos procesos de recuperación de pacientes y desde que llegó a la Aldea no ha sido diferente. “Ha habido casos de evoluciones sorprendentes“, afirma. Son lo que en La Granja llaman “milagros”, aun conscientes de que no lo son: “Niños con problemas de movilidad, que comienzan a dar pasos por sí solos, o con incapacidad para comunicarse que empiezan a decir sus primeras palabras”, por ejemplo.

El tutor cuenta cómo, en ocasiones, son los padres quienes le permiten tener un contacto ininterrumpido con los niños y le envían vídeos de los progresos que perciben en casa a raíz de lo que han aprendido en las terapias. El más reciente, una niña con una dificultad física montando en bicicleta.

Nuno Oliveira, conocido como el maestro del arte ecuestre del sigo XX, decía que “hay dos cosas en la equitación: la técnica y el corazón”. Sin duda, el esfuerzo que hacen estos niños a diario para superarse a sí mismos nace de este último.

La Granja Escuela La Aldea

La Granja Escuela está situada en El Tablero, al lado de la sede principal de Aldeas Infantiles SOS en Tenerife. Su objetivo es inculcar la importancia del mundo natural y la sensibilización ambiental a través de actividades y cursos formativos.

Reciclar residuos o utilizar con responsabilidad recursos como el agua y la electricidad son algunas de las consignas principales que se imparten en los talleres de “Un día rural”, “Hogares sostenibles”, “Pequeños grandes granjeros” o “Campo de verano”.

Trabajan principalmente con los niños de Aldeas Infantiles, las aulas enclave, alumnos de formación reglada y jóvenes en riesgo de exclusión social. Aunque también reciben las visitas escolares de estudiantes de primaria y secundaria.

Pretenden enseñarles a actuar para conseguir un Mundo sostenible. En palabras de su directora, Nélida Quintero, se trata de “que conozcan la importancia del mundo natural y rural”. Para ello, su equipo, compuesto por seis especialistas, entre ellos varios educadores y un terapeuta ecuestre, además de la colaboración habitual de voluntarios, utiliza “la educación ambiental como herramienta de trabajo social”.

Son otro tipo de terapias, en las que la tierra de los huertos ecológicos y los materiales reutilizables sirven como método de relajación, recuperación emocional y convivencia.

Haz click aquí para ver el vídeo “El entorno natural como terapia” http://www.youtube.com/watch?v=7l8ZWc9MynU

Views All Time
1
Views Today
1