MfpyXth

Recuerdo de las víctimas canarias en la Transición

por / Comentarios desactivados / 73 Vistas / 9 noviembre, 2014

¿Quiénes fueron? Ya solo los mayores lo saben. Los nombres de Bartolomé García, Javier Quesada, Belén María Sánchez Ojeda y Antonio González Ramos suenan extraños para los más jóvenes, cuando no debería ser así. Es importante que un pueblo tenga memoria, que recuerde a quien merece ser recordado, que tenga historia y pasado. Por ello en este reportaje recordaremos a estas personas, que murieron a manos de la policía por defender sus ideales y que despertaron la conciencia del pueblo canario.  Hemos contado con la colaboración del doctor en sociología y profesor en la Universidad de La Laguna, Francisco Déniz Ramírez, y del subdirector de la biblioteca de la Universidad de La Laguna, Fernando Rodríguez Junco.

La primera de estas víctimas fue Antonio González Ramos, un campesino tinerfeño que emigró a Alemania en los años 60, donde tuvo su primer contacto con la ideología comunista. A su vuelta a Canarias, comenzó a trabajar en la fábrica Philip Morris, de la que fue despedido por reclamar mejores condiciones laborales. Destacó en La Laguna por su lucha pacífica dentro del movimiento vecinal y se incorporó a las filas del PUCC (Partido de Unificación Comunista de Canarias). Fue detenido y posteriormente asesinado el 29 de octubre de 1975, en los sótanos del edificio del Gobierno Civil de Santa Cruz de Tenerife, en la calle Méndez Núñez (hoy subdelegación del gobierno), por José Matute Fernández, un policía conocido por ser especialmente violento, que torturó a Antonio hasta la muerte. Matute Fernández fue condenado y posteriormente amnistiado del crimen. Antonio dejó viuda y cuatro huérfanos.

Fernando Rodríguez Junco, que conoció personalmente a Antonio, nos explica con más detalle todo lo ocurrido con este y su fatídica muerte:

Casi un año después, Bartolomé García Lorenzo, un joven estudiante de magisterio se encontraba en casa de su prima cuando fue sorprendido por seis agentes de policía. Hasta treinta balas atravesaron la puerta que Bartolomé cerró al ver a los agentes, siendo alcanzado por cuatro de ellas. Oficialmente, la policía había acudido a este piso de Somosierra en busca de Ángel Cabrera “El Rubio”, a quien se acusaba de haber secuestrado al conocido empresario Eufemiano Fuentes, pero muchos datos hacen creer que los policías sabían que no estaban disparando a El Rubio. Después de dos días luchando por su vida, Bartolomé moría en el hospital el 24 de Septiembre de 1976, a los 21 años.

Ninguno de los autores del crimen ingresó nunca en la cárcel, y todos fueron ascendidos posteriormente, destacando el caso de José Antonio del Arco, quien llegó a convertirse en escolta del ministro de sanidad Ernest Lluch. Se cree que Bartolomé pudo haber estado vinculado con el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario) y que por este motivo pudo ser asesinado por la policía.

Javier Fernández Quesada fue otra de las víctimas mortales de la transición en Canarias. Nacido en 1955 en Gran Canaria, Fernández Quesada estudiaba en 1977 en la Universidad de La Laguna. Era una época de frecuentes huelgas que buscaban una mejora de las condiciones de trabajo. El 12 de diciembre de 1977, un gran número de estudiantes de la ULL, Fernández Quesada entre ellos, se encontraban en el Campus Central en una jornada de protesta. Pasado el mediodía, muchos manifestantes y parte de la policía se retiraban, cuando de repente llegaron vehículos de la Guardia Civil. Los miembros de la benemérita comenzaron a disparar contra las puertas del edificio central. Una bala alcanzó a Fernández Quesada, que falleció momentos después pese a los intentos de profesores y estudiantes por reanimarlo.

Francisco Déniz Ramírez nos habla sobre lo ocurrido con Quesada:

La última de las víctimas, Belén María Sánchez Ojeda, murió el 25 de julio del año 1980, con tan solo 16 años. Era la hija de uno de los estibadores del Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria. En aquellos meses, los estibadores participaban en continuas huelgas de portuarios. Belén intervenía aquel fatídico día en una concentración pacífica, cuando de repente, en un incidente aun nada claro, fue atropellada por un vehículo que irrumpía violentamente en la manifestación. Atrapada en la parte baja del vehículo, Belén fue arrastrada unos 60 metros.

Aún hoy en día, se desconoce la identidad del conductor de aquel vehículo. Francisco Déniz Ramírez nos ofreció su testimonio sobre aquellos hechos, que él desgraciadamente tuvo que presenciar. Pudo ser la persona que más cerca estuvo de Belén María en el momento de su muerte:

La trágica muerte sumió a la población canaria en un profundo sentimiento de conmoción. La joven de Gran Canaria paso a ser un símbolo con el que se identificaron numerosos movimientos obreros.

A modo de conclusión dejamos este vídeo en el que tanto Francisco Déniz como Fernando Rodríguez analizan la Transición:

JASAP son: Pablo Fanjul, Jorge Marqués, Adrián Morales, Sergio Moreno y Alejandro Reyes.

 

Views All Time
1
Views Today
1